16 octubre, 2018, Mar

Izquierda Unida satisfecha con el inicio de la remunicipalización del agua, aunque con reservas

el-agua-no-es-un-negocio

La formación muestra su sorpresa y satisfacción por la aceptación de sus dos enmiendas a la propuesta de creación de una Comisión que estudie la devolución del agua de Cuenca al Ayuntamiento.

La primera de ellas supone que la Comisión creada sólo pueda trabajar en una única dirección: la de la gestión directa, hacia un Servicio Municipal gestionado por la propia corporación. De forma que no habría ninguna duda sobre la gestión pública del servicio de aguas de Cuenca, volviendo desde el derecho mercantil actual, al derecho administrativo. Servicio que además no tendría ningún problema para hacerse cargo del ciclo integral del agua. Para velar por ello la comisión estará compuesta, además de por los técnicos municipales encargados, por un representante de cada grupo político. De forma que la Comisión nunca podrá informar en dirección hacia la venta o privatización.

Sin embargo, con el voto en contra de IU, también se aprobó retirar los ingresos del servicio a la empresa “Aguas de Cuenca” a fecha 1 de enero. Antes de que la Comisión saque sus conclusiones y dictamine. Lo cual, a juicio de IU es un error, dado que pone en riesgo tanto a los trabajadores que seguirán trabajando en la empresa sin saber cómo van a cobrar, como las propias inversiones de la empresa.

Para la formación de izquierdas, la única motivación del equipo de gobierno para realizar este cambio es tapar otros agujeros con el dinero que se debería invertir en el agua. Ese era el propósito fallido con la creación de la empresa hace 3 años y este vuelve a ser el propósito ahora. Los equipos de gobierno juegan con el agua, un servicio rentable y que no tiene grandes problemas, poniéndolo en riesgo. El problema de fondo ante tanto cambio es la grave situación económica a la que han llevado los partidos que han gobernado en los últimos años al Ayuntamiento, con un enorme endeudamiento, y el incumplimiento del principio de estabilidad presupuestaria por parte del Ayuntamiento, que tiene más gastos que ingresos. Hecho del que ya avisó el Ministerio de Hacienda en agosto. Y esta es la solución que se les ocurre, recuperar los jugosos ingresos del agua. Sin pensar en si el servicio funciona o no.

Para poner freno a este juego IU presentó dos enmiendas que fueron rechazadas. Una con la intención de que los ingresos del agua no se puedan gastar en otra cosa que no sea el propio agua, la red y las infraestructuras necesarias, además del pago de los salarios de sus trabajadores. La otra para que los trabajadores del antiguo servicio de aguas regresasen a su plaza de funcionarios del Ayuntamiento a fecha 1 de enero, junto con los ingresos. Así lo tenían acordado con el anterior alcalde si había algún cambio en la encomienda de gestión, como es el caso. Y así lo han solicitado por escrito ellos mismos en diciembre. Con ello se garantizaría el cobro de sus sueldos, que ahora queda en el aire mientras permanezcan en una empresa sin ingresos.

Por ello IU espera que los trabajos de la Comisión, que vendrían a solucionar todo este problema, avancen rápido y culminen en buen puerto.

Dinos lo que opinas

Tu dirección de email no será publicada.