7 agosto, 2020, Vie

no a la criminalización de la protesta social

El pasado día 8 el Alcalde de Cuenca Sr. Mariscal recibió en el Ayuntamiento a la activista Raquel Iniesta, junto a otras promotoras y participantes de la concentración contra los CIES (Centro de Internamiento de Extranjeros), llevada a cabo el 15 de junio, en la plaza de la Hispanidad de nuestra ciudad y por el que se le ha impuesto una sanción de 3.000 euros.

Como se ha informado ya a la opinión pública,  en el mes de julio Raquel Iniesta recibió  una multa del Ayuntamiento de Cuenca de 3.000 euros,  por infracción del artículo consistente en  tapar con pancartas,  carteles etc. señales de tráfico, el día de la concentración contra los CIES. Creyendo esta resolución  un error, no se dio publicidad de la misma y  se presentaron alegaciones ante el Ayuntamiento donde de forma sintética se reseña la inexactitud de los hechos que se imputan  e igualmente se pone en evidencia que no coincide el lugar señalado en la denuncia, Plaza de la Constitución, con el lugar donde se hizo la concentración, Plaza de la Hispanidad, así como la hora.

Pues bien esta sanción de 3.000 euros fue ratificada, por el Ayuntamiento,  en el pasado mes de noviembre basando la misma en el precitado artículo  y la llamada Ley Corcuera.

Sin salir de nuestro asombro interponemos  recurso de reposición frente a esta resolución y se inicia una campaña de información a la opinión pública que desencadena, entre otras, la firma de más de 1.000 personas en cuatro días solicitando la retirada de la sanción al Alcalde Sr. Mariscal.

Reunidos con el Sr. Mariscal , se le traslada lo arbitrario e injusto de esta sanción toda vez que ni la activista Raquel Iniesta ni ninguna del resto de las convocantes,  tiene conocimiento de lo que se les recrimina y ello resulta meridianamente claro incluso para el Sr. Alcalde. Ahora bien el Sr. Mariscal aplica sin que le tiemble la mano la llamada Ley Mordaza que legaliza  la imposición de sanción a aquellas personas que hayan pedido la solicitud o autorización para la concentración.

La reunión se desarrolla bajo un tono condescendiente del Alcalde que niega la potestad  de anular una sanción  injusta impuesta por los servicios del Ayuntamiento.

Esta contestación absolutamente extravagante es una mera excusa que, en todo caso,  veja la inteligencia de los oyentes o, en caso contrario, pone de relieve el desconocimiento de la Ley por parte del Sr. Mariscal, puesto que la Ley otorga la  competencia para resolver el Recurso de Reposición al Alcalde.

Como descartamos ignorancia, tenemos que concluir que el Sr. Alcalde se posiciona de forma voluntaria y  satisfactoria como valedor absoluto de la Ley Mordaza imponiendo a una persona inocente una sanción de 3.000 euros, aun teniendo pleno conocimiento de esta inocencia. Ciertamente no es la primera vez que el Sr. Mariscal tiene esta actitud, todas y todos los ciudadanos conquenses recordamos su inclinación por el procedimiento sancionador en su etapa como Subdelegado de Gobierno.

 Nos concentramos en junio para pedir el cierre de los CIES (CENTROS DE INTERNAMIENTO DE EXTRANJEROS), lugares donde los inmigrantes sin papeles,  son internados privándoles de sus derechos fundamentales, sufriendo una prisión encubierta, sin posibilidad de salir de ellos, desconociendo el tiempo que permanecerán,  caracterizándose estos centros por la carencia absoluta de condiciones mínimas de salubridad y las necesarias para vivir dignamente. Esta reclusión se impone a todos aquellos extranjeros, hombre, mujeres y niños que no han cometido más delito que el ser extranjeros sin papeles.

Si de lo que se trata es que la sanción sea ejemplarizante y no volvamos a defender, nosotras, nosotros y otros ciudadanos, aquellos derechos que consideramos justos,  vuelve el señor Alcalde al errar el tiro. Vamos a denunciar ante la opinión pública su conducta represiva, la ciudadanía tendrá conocimiento de su talante represor y antidemocrático y defenderemos nuestros derechos reconocidos en nuestra Constitución y con ellos la defensa de aquellos otros que consideremos justos.

Dinos lo que opinas

Tu dirección de email no será publicada.