19 abril, 2018, Jue

Lunes 25 de enero de 2016: Nueva concentración.

25enero

Las dos últimas mujeres asesinadas por sus parejas en España, en Valencia y en Mallorca nos vuelven a demostrar cómo está el tema de la violencia de género en pleno siglo XXI. Es decir cómo está el tema de la IGUALDAD en nuestra democracia.

Tal vez la expresión “violencia de género” o “cuestión de género” resulte novedosa, ideologizada, sin contenido propio, un artificio lingüístico, capricho feminista o una moda sin más que pasará pronto. No es así como sabemos, obedece a una realidad cultural que imponemos de manera estructural en todos los rincones del planeta, a través de creencias, costumbres, tradiciones y políticas varias. Es una consecuencia del machismo y el patriarcado dominantes.

Pero aceptando que no se quiera entender la expresión, el sustantivo IGUALDAD sí forma parte de nuestro acervo cultural más antiguo, representa un valor humano que se incluye por necesario en todo tipo de acuerdos, desde constituciones a declaraciones de principios. No hay documento oficial ni extraoficial que no incluya la IGUALDAD como exigencia y prerrogativa del asunto que se trate. Así está presente en la definición de democracia, en leyes educativas, en reformas laborales, en normativa deportiva, jurídica, sanitaria o social, así como en numerosos mandamientos religiosos. Con lo cual no hay excusa de que sea un valor ideologizado, caprichoso, feminista, de moda o un artificio lingüístico sin más.

Aquí estamos otra vez, reivindicando precisamente este antiguo valor, dicho cien mil veces y escrito otras tantas, pero nunca atendido. ¿Por qué? Mucho nos tememos que es porque resulta ser una de esas palabras que queda bien en cualquier contexto, como palabra, como parte de un protocolo pero que en realidad no merece ni un segundo de atención, ni mucho menos un puñado de euros para su implantación.

Con esto demostramos, una vez más, el grado de hipocresía de quienes tienen responsabilidades en la materia y no hacen nada, sólo dicen y dicen, firman y firman acuerdos y tratados, leyes y decretos, totalmente inútiles.

Como han sido asesinadas dos mujeres en menos de 24 horas vuelven a decir que se va a hacer, se va a dotar, se va a crear…no sé qué organismo, no sé qué ayudas, no sé qué programas para… nada, para nada.

Tenemos una oportunidad histórica como nunca, a nivel político, para atender esta lacra social con los medios necesarios que ya sabemos cuáles son. Si no se hace, será la enésima vez que perdemos la posibilidad de asentar pilares democráticos en nuestra sociedad. Exijamos, desde nuestros entornos, que se dedique lo suficiente a la prevención y vigilancia de todas las violencias, incluida la de género.

CONTRA LA VIOLENCIA DE GÉNERO: TOLERANCIA CERO

ÁREA DE MUJER DE IZQUIERDA UNIDA DE CUENCA

Dinos lo que opinas

Tu dirección de email no será publicada.