19 febrero, 2018, Lun

Concentración contra la Violencia Machista en Cuenca.

Concentración contra la Violencia Machista en #Cuenca ante las últimas 4 asesinadas.
Os dejamos el texto que hoy ha compartido el compañero Jose.
¡Ningún feminicidio sin respuesta!

Auctóritas masculina, hasta donde haga falta.

 Otro lunes más, terrible, insultante, desesperante; con la rabia mascada entre una amarga saliva de indignación e injusticia.
Cuatro asesinadas, con nombres a veces como Virginia en Galicia; con un escueto “mujer aparecida muerta” en nuestra cercana Seseña; o “presuntamente se mata a una mujer” también en nuestra comunidad. Pero vamos a detenernos en Madrid, en un hospital, en el vacío absoluto de un patio de luces y en los brazos asesinos de un padre, hombre, que asumía que por “habérsela jugado” tenía el derecho a matar a la hija de un año de la pareja, como un acto de justicia macabra intentando que su propia muerte tiñese de honor aquel gesto; obviamente, con la única finalidad de volcar y enterrar en la culpa a aquella, “su mujer” llevándose en la acción la vida de su propia hija para, por obra y gracia del pensamiento patriarcal tener la última palabra: la “Auctoritas” masculina. Y esta no es otra que la idea sutil y enquistada de la superioridad del macho: la “mate porque era mía” o al “traicionarme o jugármela, merece pagar, es de justicia”. Ese derecho consuetudinario enquistado en el machismo, heredado y adquirido (no lo olvidemos, aquí no hay nada genético) culturalmente generación tras generación que es la causa y justificación última del terrorismo machista.
Es una reflexión directa sobre el poder, sobre las relaciones establecidas entre las personas. El poder asumido históricamente del hombre sobre la mujer, en ambientes privados en la sacrosanta institución del matrimonio, donde de puertas para adentro no incumbía al resto, no había que meterse.
Siguiendo con esta idea, quería mencionar la relación de este poder en su más mínima expresión: las relaciones interpersonales, con el poder ejercido desde arriba sobre toda una sociedad y la dimensión de género en éste. Para comprobarlo nos situaremos en la dictadura de Rafael Leónidas Trujillo, en la República Dominicana desde 1930 hasta 1961. Un régimen con rasgos totalitarios, donde la disidencia estaba perseguida y costaba la vida. Pero si presentamos que este cuestionamiento del poder proviene de mujeres, la afrenta y el desacato es doble. Es el ejemplo de tres mujeres, las Hermanas Mirabal: Patria, Minerva y María Teresa, que osaron mirar de frente a la tiranía, asumieron labores de liderazgo y organizaron la oposición al “Jefe”. Fueron asesinadas por atreverse a ello, un 25 de noviembre de 1960. Desde 1999 la ONU conmemora el Día Internacional de la No Violencia Contra la Mujer todos los 25 de noviembre.
Pero no podemos quedarnos simplemente en el dato, la fecha, la anécdota. Procede diseccionar lo ocurrido para así compararlo y establecer relaciones con los asesinatos machistas actuales. Minerva Mirabal, la más comprometida, había sufrido el acoso de Trujillo, que quería ejercer con ella, un presunto derecho de pernada que acostumbraba a disfrutar sobre muchachas jóvenes dominicanas. Fue el rechazo tajante de ella 10 años antes de su asesinato, lo que de alguna forma desencadeno todo. El dictador fue cuestionado en su omnipotencia, por uno de los eslabones más débiles: una mujer. El acoso y persecución que desató sobre la familia costó varias vidas culminando en el asesinato de las mujeres aquel fatídico 25 de noviembre.
Es la misma estructura de pensamiento la que subyace en el dictador o en cualquier maltratador o asesino machista: asumen la legitimidad de la totalidad de las mujeres, son suyas, les pertenecen, y si no pasan por el aro u obedecen existirá una reacción punitiva que en muchos casos llega al máximo, que es la muerte o incluso mucho peor: arrancar la vida a una hija para dejarte el dolor y la culpabilidad de por vida.
Hasta que no se cambie la mentalidad patriarcal, la posesión de lo que ellos creen como derecho y por su justicia de las mujeres y sus destinos abrirá muchos noticieros.
¡Ni una menos!

Dinos lo que opinas

Tu dirección de email no será publicada.