21 noviembre, 2017, Mar

Izquierda Unida rechaza la política de sanciones y despidos en el servicio provincial de bomberos de Cuenca

Desde el Grupo Provincial de Izquierda Unida en la Diputación de Cuenca queremos expresar la preocupación con la que estamos viendo, ya desde hace tiempo y ahora con mayor malestar si cabe, las sucesivas medidas que en materia de personal se están llevando a cabo en el  dependiente de esta Diputación Provincial.

Desde hace un tiempo, hemos asistido al despido de dos operadores de este servicio. El primero, declarado improcedente, fue solventado por la Diputación con la correspondiente indemnización por no querer readmitir al trabajador. , supuso la entrada en ese mismo puesto de una trabajadora, casualmente concejal del PP.

Ahora asistimos al despido de un bombero como consecuencia de dos faltas graves, relacionados con un incidente con otro compañero. Hay que decir que para la Justicia, los hechos no han quedado acreditados, según la sentencia dictada. , desde la Diputación se sanciona con la solución más extrema (el despido), cuando hay otros medios y otras medidas a aplicar que se podrían haber estudiado.

Pero la política irreflexiva, prepotente y absolutamente rechazable que se está llevando a cabo contra los trabajadores de este servicio no acaba aquí. Ahora las sanciones se han extendido también al parque de Tarancón, donde otro bombero ha sido penalizado con un traslado forzoso. Y nos tememos que la lista va a ir creciendo.

Todo esto, “curiosa y casualmente” coincide con que estos dos últimos casos afectan a trabajadores que se han caracterizado por denunciar las carencias del servicio provincial de Bomberos de Cuenca y solicitar la apertura de parques en la Serranía y en la Mancha para así poder prestar un mejor servicio a los pueblos conquenses. Además, estos dos afectados pertenecen a la Plataforma que en su momento presentó una denuncia contra el Presidente de la Diputación por prevaricación administrativa.

Desde Izquierda Unida, manifiesta su Diputada Provincial , queremos creer que las sanciones no sean consecuencias de estos actos, porque sería de una extraordinaria gravedad.

Lo que sí decimos es que la política de personal que se está llevando a cabo en este Servicio de Bomberos a base de despidos, sanciones y amenazas no se puede mantener por más tiempo, puesto que está creando un conflicto de una magnitud tal que, unida a las deficiencias del servicio por la falta de parques y efectivos, puede afectar de forma irreparable a la ciudadanía de los pueblos de nuestra provincia, cuya seguridad está muy por encima de las cuitas y la lamentable gestión del gobierno provincial. Por supuesto, rechazamos las amenazas de denuncias vertidas por el Presidente de la Diputación contra medios de comunicación realizadas en las últimas horas y manifestamos nuestro apoyo a los trabajadores y a las reivindicaciones que inicien.

Dinos lo que opinas

Tu dirección de email no será publicada.