17 agosto, 2018, Vie

IU pide al Gobierno el indulto de Juana Rivas, condenada a 5 años de cárcel.

La organización considera “profundamente injusta” la condena a una víctima de violencia machista que trataba de proteger a sus hijos

La justicia española, fuertemente patriarcal, ha condenado hoy a la víctima de violencia de género Juana Rivas a cinco años de prisión, tras el intento de proteger a sus hijos del maltratador con el que convivían. Nada más conocer la sentencia, IU ha solicitado al Gobierno el indulto de la condenada, por considerarlo “profundamente injusto”.

Además de la situación de indefensión en la que la Justicia deja a Rivas, el sistema judicial lanza un mensaje letal para las mujeres que residen en España: “Si el Estado no actúa, no puedes ni debes defenderte ante una injusticia o un peligro”. Esta fue la situación a la que tuvo que enfrentarse Rivas, ya que el Estado le dejó sin protección, poniendo incluso en peligro su vida y la de sus hijos.

Izquierda Unida no sólo critica el hecho de la condena, sino también “el ensañamiento y la desproporción” que suponen los cinco años de prisión.

El movimiento feminista lleva años realizando un intenso trabajo en las calles y ha logrado que este desborde las instituciones. Tras algunos gestos y guiños al movimiento, como el nombramiento de una mayoría de mujeres al frente de los ministerios, es el momento de que el Ejecutivo de Pedro Sánchez tome las riendas ante esta injusticia concreta, sea ejemplar y evite que Rivas entre en la cárcel. En sus manos está la concesión del indulto.

En este sentido, resulta contradictorio con todo el trabajo que se realiza desde el movimiento feminista y la política pública para acompañar a las víctimas de violencia machista en la denuncia. Rivas interpuso una denuncia contra su expareja, Francesco Arcuri, en julio del 2016, y nunca fue tramitada. El juzgado de violencia sobre la mujer número 2 de Granada la archivó “por falta de jurisdicción de este órgano judicial”,  ya que los hechos ocurrieron en Italia. Y, hasta que no estalló su caso, el Ministerio de Justicia no ordenó traducirla y enviarla al país transalpino.

Asimismo, resulta contradictorio con otra sentencia que acaba de dar la razón a Angeles Carreño. A Juana Rivas se le condena por sustracción de menores sin tener en cuenta la denuncia que puso por violencia de género. Es decir, se incumple lo que marca la ONU, avalado por sentencia del Supremo de la semana pasada en el caso de Ángela González.

Izquierda Unida considera que, con esta sentencia, queda demostrada la falta de voluntad de la Justicia por ayudar a las mujeres y a las menores. Falta ahora por ver si, en este contexto propio de otro siglo, el Gobierno de Sánchez tendrá la sensatez y sensibilidad necesarias para evitar que una víctima de violencia machista como Rivas entre en la cárcel.

Dinos lo que opinas

Tu dirección de email no será publicada.