14 diciembre, 2018, Vie

Izquierda Unida insiste en la apertura del vertedero de inertes de la Diputación.

No entienden por qué no se abre la infraestructura pública, cuando se conceden licencias de tratamiento de RCD a particulares.

Proliferan nuevos vertidos en las mismas zonas que ya se limpiaron hace un año a instancias de IU.

Izquierda Unida ha denunciado la aparición, otra vez, de vertederos incontrolados, algunos de ellos en los mismos lugares que se limpiaron hace ahora un año a instancias de su grupo municipal, como los descampados de la calle Francisco Suay. “Lo que evidencia que el Ayuntamiento no cumple con su labor de vigilancia”, afirman.

En consecuencia, IU ha vuelto a insistir en la apertura del vertedero de Residuos de la Construcción y Demolición (RCD) propiedad de la Diputación Provincial, “que permanece cerrado inexplicablemente desde 2014 a pesar del problema de vertidos que existe en la capital”.

La formación de izquierdas explica que “se están concediendo licencias de plantas de tratamiento privadas, a sumar a las dos que ya existían previamente”. Situación que para IU choca con la existencia de una infraestructura pública, “en la que se invirtieron unos dos millones de euros, pagada por todas y todos, que permanece cerrada”.

“Todo lo relativo a este vertedero ha sido un despropósito por culpa de PP y PSOE -afirman- desde que se construyó por la Junta sin licencia de actividad, hasta la adjudicación irregular de la gestión a Sarrión, que finalizó siendo declarada ilegal, con una sentencia judicial de por medio. Algo de lo que deberían dar muchas explicaciones unos y otros”, concluyen.

Pero para IU actualmente “nada impide a la Diputación provincial solicitar las correspondientes licencias al Ayuntamiento y ponerlo en marcha. Es evidente que es necesario, también es evidente que las alternativas privadas no son útiles puesto que sigue habiendo vertidos ilegales” critican.

En última instancia, lamentan, “si al menos la existencia de estos gestores sirviera para evitar los vertidos ilegales no estaría mal. Pero los vertidos continúan, porque los gestores privados dependen de su negocio, tienen precios elevados, que pueden ser una de las causas que hacen que se viertan escombros en las orillas de los caminos”.

Dinos lo que opinas

Tu dirección de email no será publicada.