25 mayo, 2019, Sab

Los Consejos de Distrito decidirán en qué se invierte parte del presupuesto municipal, si gobierna Izquierda Unida

El candidato de IU-PCAS, Pablo García, junto a integrantes de su candidatura, se ha reunido con la Asociación de Vecinos de Casablanca.

Integrantes de la candidatura de Izquierda Unida-PCAS a la elecciones municipales, junto al cabeza de lista Pablo García, han mantenido una reunión con la Asociación de Vecinos de Casablanca, analizando los principales problemas del barrio.

Mari Carmen Checa, presidenta de la Asociación, ha lamentado la falta de participación, el nulo funcionamiento de los Consejos de Distrito y otros órganos de participación ciudadana municipal, y la falta de respuesta por parte del gobierno municipal a todas sus demandas. Por ello, García se ha comprometido a impulsar el funcionamiento de los Consejos de Distrito “tal y como marca su propio reglamento, es decir, cada 3 meses una sesión”. “Para que funcionen correctamente –señala- estos consejos deben manejar una partida presupuestaria, priorizando las inversiones que necesita cada barrio, fruto del debate, con poder de decisión para paliar la absoluta falta de mantenimiento que padecen los barrios, en lo que habitualmente se denomina ‘presupuestos participativos’, que nunca se han puesto en marcha en Cuenca”.

Desde IU recuerdan que, durante los últimos 4 años, “las únicas partidas de obras invertidas en Cuenca han sido las que ha aportado la Diputación a través del POS y las del servicio de la ORA”. Y han criticado duramente “que no haya habido fondos propios para obras hasta 2018, y encima se han dejado sin ejecutar, a pesar de que el IBI se cobra regularmente a todo el mundo y encima ha subido un 60% desde 2012 a causa de las políticas neoliberales de quienes han gestionado el Ayuntamiento”.

En Casablanca, García ha explicado la necesidad de “desarrollar de una vez los terrenos de ADIF, manteniendo la vía y la estación, e incluso reclamando al gobierno central un ramal del AVE al centro, pero haciendo más permeable la vía para pasar de un lado a otro. Y sobre todo aprovechando todo el espacio, que son 14 hectáreas que figuran como PERI 9 en el Plan General de 1996, y que si no se han desarrollado es porque los gobiernos municipales no han querido”, ha criticado.

También han tratado el problema que supone el edificio en ruinas de la esquina entre Diego Jiménez y Paseo de San Antonio, la torre de telefonía móvil en uno de los edificios del barrio, la necesidad de adecentar la Plaza de Santa Ana y el mercado homónimo para dar vida al barrio. Y los problemas sociales que causa la presencia de una casa de apuestas en el barrio, donde, sobre todo la juventud obrera, se juega el poco dinero que tiene, convirtiéndose en un riesgo constante que no quieren en Casablanca.

Dinos lo que opinas

Tu dirección de email no será publicada.